BMW M6 Cabrio

BMW M6 Coupé 

                    

Los amantes de la conducción a cielo abierto están de suerte, siempre y cuando su bolsillo se lo permita. El nuevo BMW M6 Cabrio levanta pasiones a lo largo y ancho del viejo continente… y seguramente del resto del mundo. Este 2+2 plazas está disponible en los concesionarios españoles por el “módico” precio de 154.400 €.

Si lo comparamos con otros descapotables de más de 450 CV, sólo el Jaguar XKR Convertible es más barato, por lo que el BMW M6 Cabrio resulta ser uno de los más “asequibles” del segmento. El Bentley Continental GTC y el Ferrari California superan los 200.000 €, y si nuestra intención es adquirir un Mercedes- Benz SL 63 AMG o un Audi R8 Spyder, no lo conseguiremos por menos de 180.000 €.

Como era de esperar, el aspecto exterior cambia respecto al resto de modelo de la gama: son de diseño específico los retrovisores, las llantas, las salidas de escape, los faldones laterales, la parrilla y ambos paragolpes. Además, las aletas son más anchas.

Para reducir el peso en la medida de lo posible, el capó y las puertas están fabricados en aluminio. Las aletas delanteras son de plástico, material que también interviene en la construcción del maletero, que en este caso se ha reforzado con fibra de vidrio. Pese a todo el BMW M6 Cabrio no es ni mucho menos un vehículo ligero, ya que pese a contar con una capota ligera de material textil, pesa 2.055 kilos en orden de marcha.

El motor es un V8 biturbo de entrada doble (“Twin Scroll”) con inyección directa y distribución de geometría variable “Valvetronic” y “Doble-Vanos”. Si lo comparamos con el modelo anterior, gana en potencia, ya que pasa de 507 a 560 CV. La entrega de potencia máxima tiene lugar entre las 6.000 y las 7.000 rpm, 200 vueltas antes del corte de la inyección. El par máximo alcanza la nada despreciable cifra de 680 Nm y está disponible desde las 1.500 a las 5.750 rpm. Acelera de 0 a 100 en 4,3 segundos, una décima por debajo de la versión Coupé, y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 Km/h. Claro que si montamos el paquete “M Driver” la cosa cambia, ya que la restricción desaparece y se pueden alcanzar los 305 Km/h de velocidad punta. El motor incorpora la función “Auto Start/Stop” (parada y arranque automático) para las detenciones durante la circulación. El consumo medio homologado es de 10,3 l/100 Km.

Una Transmisión automática de doble embrague en baño de aceite con 7 etapas transmite la potencia al tren posterior. Recibe el nombre de “M DKG Drivelogic” y cuenta con dos programas de cambio, uno normal y otro deportivo, que se pueden manejar desde las dos levas situadas en el volante. Y no podía faltar la función “Launch Control”, que una aceleración máxima desde salida parada.

                    

El equipamiento de serie es muy abundante, e incluye faros en tecnología LED, sistema de información proyectada en el parabrisas “Head Up Display” visión nocturna con detección de peatones, alerta por cambio involuntario de carril, reconocimiento de señales de tráfico con aviso de los límites de velocidad (“Speed Limit Info”), un sistema de cámaras para controlar el perímetro del coche denominado “Surround View” o conexión a internet. Entre el equipamiento opcional destacan elementos como  “Soft Close” para el cierre automático de las puertas o el volante calefactado.

La dirección tiene asistencia variable en función de la velocidad y la desmultiplicación depende del ángulo de giro del volante: a baja velocidad y cuando se realizan maniobras la desmultiplicación es menor, pero la situación se invierte cuando circulamos a alta velocidad. En el BMW M6 Coupé se pueden ajustar de manera específica parámetros que varían la respuesta del control de estabilidad, la dirección, la caja de cambios, la respuesta del motor, o la suspensión.

El eje trasero incorpora un diferencial de embragues multidisco con apertura electrónica, lo que permite circular en un amplio abanico de opciones cercado por las posiciones abierto o cerrado. Además, el control de estabilidad cuenta con un programa específico para esta mecánica.  La dureza de la suspensión es regulable electrónicamente. La dureza de la suspensión se gestiona electrónicamente.

Los generosos discos de freno de serie se pueden reemplazar por otros cerámicos sobredimensionados que se distinguen por el color dorado de las pinzas.

                      

Entre las principales cualidades que debe tener el descapotable perfecto no están, sin lugar a dudas, una potencia desmesurada o unas prestaciones de infarto. Disfrutar de un agradable paseo en descapotable implica viajar a velocidades moderadas y sentir la brisa en el rostro. El climatizador, la calefacción en los asientos, el paravientos… son elementos imprescindibles para disfrutar de la vida a bordo. Pero seamos claros: a nadie le amarga un dulce, y mucho menos un M6 Cabrio, y como dice el refranero popular, “el que puede, puede”.

  

Videos relacionados:

Artículos relacionados:

 

Hace falta ser usuario registrado para publicar comentarios

Acceso Usuarios Registrados