HomeSecciones (2)Noticias Actualidad¿Sabías qué el Volkswagen XL Sport está basado en el XL1?

¿Sabías qué el Volkswagen XL Sport está basado en el XL1?

¿Sabías que el Volkswagen XL Sport está basado en el XL1?

                  

Volkswagen presentó en el Salón del Automóvil de París 2014 un concept car deportivo basado en el XL1, un biplaza híbrido de eficiencia más que demostrada. Se presentó en febrero de 2013 y su limitada tirada comercial se redujo a 250 unidades de fabricación artesanal. Si a esto le sumamos su elevado precio y su escasa practicidad en el día a día, nos encontramos ante un vehículo casi de culto.

Mantiene el diseño futurista del XL1, más propio de una película de ciencia ficción que de un vehículo convencional, aunque el XL Sport es más largo y ancho, y la batalla es mayor. La única medida que se mantiene intacta es la altura. El maletero, situado en la parte posterior, cubica 107 litros. El parecido es mucho más estético que mecánico, ya que el Volkswagen XL Sport sustituye el conjunto híbrido por un motor bi-cilíndrico de gasolina en V a 90 grados, que entrega 200 CV. Procede de la Ducati 1199 Superleggera y es capaz de subir hasta las 11.000 rpm. Cuenta con 4 válvulas por cilindro accionadas por una distribución desmodrómica, y las bielas están fabricadas en titanio. Los frenos equipan discos carbono-cerámicos y monta neumáticos 265/35 R18 atrás, y 205/40 R 18 delante.

Aunque carece de turbo, se han realizado los pertinentes ajustes mecánicos para adaptarlo a las exigencias del XL Sport. Se ha añadido un grupo reductor de velocidad a la salida del motor que consigue aumentar el par desde los 134 Nm originales a unos nada despreciables 249. Una transmisión automática con doble embrague y 7 relaciones transmite la potencia al tren trasero. La suspensión es independiente el las cuatro ruedas, con doble triángulo y distinta configuración en cada eje, tipo “push-rod” (disposición inversa de los amortiguadores) en el trasero y “pull-rod” en el delantero. Las prestaciones están a la altura: pasa de 0 a 100 en 5,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 270 Km/h. Y  las cifras de consumo, impresionantes, pues apenas necesita un litro de gasolina para recorrer 100 Km.

                  

El plástico reforzado se utiliza en la carrocería y el monocasco, mientras que en los sub-chasis de la suspensión se ha empleado el acero. En las llantas el magnesio sustituye al aluminio, y las puertas, pivotantes hacia adelante y hacia arriba, están fabricadas en plástico. El resultado es una reducción de peso cercano al 20%, por lo que el XL Sport no llega a los 900 kilos. Cuenta con una excelente aerodinámica. A tal efecto se han tomado varias novedosas medidas. La parrilla delantera cuenta coin unas láminas móviles que se abren o cierran en función de las necesidades de refrigeración del motor. Además, se han dispuesto unas tomas de aire en la parte exterior de los faros cuyo objetivo es crear una corriente de aire que elimine las turbulencias en las ruedas delanteras. Los conductos del capó reducen con eficacia el coeficiente de elevación y como en el modelo del que deriva, los bajos están carenados. El conjunto se completa con un alerón retráctil en la zaga.

                       

El Volkswagen XL Sport, que podría haber actuado como "extra" mecánico si desentonar en absoluto en películas como "Yo, Robot", "Desafío total" y por supuesto "Blade Runner", se convertirá sin duda en un modelo de coleccionista, y no sólo por su apariencia o por su particular propulsor, sino por el escaso número de unidades que se fabricarán: apenas 500.

 

 

Videos relacionados:

Artículos relacionados:

 

Hace falta ser usuario registrado para publicar comentarios

Acceso Usuarios Registrados