"A Todo Gas 5" ("Fast Five")

"A Todo Gas 5" ("Fast Five")

                

Siempre se ha dicho que segundas partes nunca son buenas, y en el 99,9 por ciento de los casos, la conclusión es acertada. Salvo en “Aliens: El Regreso”, (de las partes tres y cuatro es mejor no hablar porque eran bastante flojas), y la saga de “El Padrino”, pocas son las películas que lo consiguen. Sin embargo, “A todo Gas 5” bien podría ser la excepción que cumple la regla. El director Justin Lin, gracias en parte a la experiencia obtenida tras dirigir las dos entregas anteriores de la saga, aprueba y con nota.

La película, rodada en Río de Janeiro, Puerto Rico, California y Atlanta, se caracteriza por una ejecución casi perfecta en las escenas de acción, espectaculares y apabullantes en grado sumo. Las persecuciones que arrancan el film, y la huída final “a todo gas” son muy superiores a las de las anteriores entregas de la saga, y por ende, a la mayoría de las películas de acción que he visto hasta la fecha, y que no son pocas. Las persecuciones de “Terminator 3” con el camión de bomberos, o de “Con Air” (curiosamente también con un camión de bomberos) se le acercan algo pero obviamente no alcanzan el nivel de ejecución que tiene “A todo Gas 5”.

Además, el dinero siempre ayuda y Justin Lin ha sabido hacer maravillas con los cerca de 100 millones de dólares que tenía de presupuesto. Se ha invertido hasta el último céntimo con absoluta precisión, y ahí tenemos el resultado: una espectacular película de acción con destrucción generalizada de bienes muebles e inmuebles, que bien podría haber costado el doble de lo que se invirtió ella.

Lógicamente, el guión presenta algún que otro agujero, qué película no lo tiene, como que un Dom en busca y captura internacional, se pasee con un “discreto” Dodge por las calles de Río, o que su hermana Mía vaya al supermercado a comprar el pan. Pero es de ley perdonar estos pequeños tropezones en un film cuyo guión está escrito con caucho sobre asfalto, y que nos presenta acción a raudales, lo nunca visto en persecuciones, explosiones, destrozos, peleas espectaculares,  todo ello aderezado con altas dosis de adrenalina. 

A pesar de todas sus virtudes, la cinta no es perfecta. No se ha profundizado mucho en los personajes y las  relaciones entre ellos no son excesivamente complejas, pero el trasfondo de la película está claro: la familia. Por ella que se huye, se lucha se corre, se arriesga la vida, y se muere.

Esta película es la evolución definitiva de la saga, el punto de ruptura con el tunning desenfrenado y las consiguientes fiestas descontroladas. Pero no es una ruptura radical: el film cuenta con pequeñas modificaciones mecánicas redondeadas con inyecciones de nitro, y por supuesto chicas ligeritas de ropa luciendo curvas: ¡Estamos en Río”!. El nuevo rumbo acerca este título a los films clásicos de acción pura y dura, con ciertas reminiscencias a las cintas de atracos a bancos con bóvedas acorazadas inexpugnables. 

El reparto es internacional, destacando los eternos Vin Diesel en el papel de Dom Toretto, o Jordana Brewster como Mía Toretto, la incondicional novia del ex-policía Brian O´Conner, interpretado por Paul Walker. El trio se convierte en cuarteto con la incorporación de Dwayne “The Rock” Johnson, el US marshal destacado en Brasil para acabar con las correrías de Dom y compañía, y al parecer el único que por envergadura y fuerza física, puede enfrentarse a Vin Diesel. Es un tándem ganador, ya que su mera presencia en pantalla es motivo suficiente para llenar las salas.  

      

Y como ya viene siendo habitual en Hollywood, hay presencia española en la película: Elsa Pataky interpreta a Elena, uno de los pocos policías locales de Río a los que el mafioso Hernán Reyes (interpretado por Joaquim de Almeida) no ha podido comprar, y que es rápidamente reclutada por Hobbs.

Muchos actores secundarios de otras películas de la saga repiten. Matt Schulze en su personaje de Vince del primer film. Tyrese Gibson y Ludacris, que vuelven a meterse en la piel de Roman Pearce y Tej, como ya ocurrió en ‘A todo gas 2’.

Sung Kang y Gal Gadot vuelven a dar vida a sus personajes de Han y Gisele. A Sung Kang que ya lo pudimos ver en ‘A todo gas: Tokyo Race’ y en “A Todo Gas 4: Aún más rápido”, dónde aparecen por primera vez  Gal Gadot que intenta seducir a Dominic Toretto, y Tego Calderon y Don Omar, que vuelven a ser los simpáticos Leo y Santos. Michael Irbi es Zizi la mano derecha de Reyes y su brazo ejecutor.

La banda sonora es de Brian Tyler, compositor asiduo en las películas de acción. Además, se incluyen temas de Carlinhos Brown (“Carlito Marron”), Ludacris (“Furiously Dangerous”) y Don Omar (“How We Roll” y “Danza Kuduro”).

Como en todas las películas, “A Todo Gas 5” también guarda sus secretos y curiosidades:

•Dwayne “The Rock” Johnson y Vin Diesel tardaron más de una semana en rodar la espectacular pelea entre el US Marshall Luke Hobbs y Dom Toretto. El médico de la productora no paró de curar cortes, moretones, tirones y esguinces.

•Para encarnar el papel del amenazador agente Hobbs, Dwayne Johnson tuvo que recuperar los 15 kilos de músculos que había perdido para el rodaje de “Sed de Venganza”.

•Paul Walker, gran aficionado al “parkour”, que consiste en correr en cualquier lugar lo más fluidamente posible, no tardó en aprender a saltar paredes y caer rodando sin hacerse daño. Jordana Brewster también se enganchó a esta disciplina.

•Elsa Pataky consiguió su papel en una prueba de cámara supervisada personalmente por Vin Diesel. Además, precisó de varios días de entrenamiento técnico militar para  encajar en su papel de policía.

•Gal Gadot, la actriz que encarna a Giselle, se presentó al concurso de Miss Universo tras ser elegida Miss Israel en 2004. 

•Durante la persecución final arrastrando la caja acorazada se destrozaron más de 200 coches. Además, se alquilaron cientos de coches que sirvieron de telón de fondo y que afortunadamente resultaron intactos.

•Siguiendo la moda actual, cuando la película parece haber terminado y los créditos llevan un par de minutos, la película continúa hasta el desenlace final.

Con respecto a los coches, se realizó un “casting” my particular: Mía Toretto conduce un Ford GT 40 de 1966, valorado en 2 millones de dólares. Lógicamente, debido a los riesgos que podría sufrir durante el rodaje, se emplearon réplicas del mismo. Cinco años más joven es el Nissan Skyline GTR que conduce Tej. 

Dom Toretto conduce un incombustible Dodge Charger de 1.970. En la película se emplearon cinco versiones del Dodge con sus debidas modificaciones. De la misma marca pero de este año son los coches de policía de Río de Janeiro. La firma americana proporcionó más de 20 Dodge Charger Police Interceptor para el rodaje, que fueron convenientemente modificados. Este modelo, por sus características y prestaciones, se está convirtiendo en el vehículo favorito para uso policial.

El vehículo conducido por el agente Dobbs tenía que estar a su altura. Se eligió el Gurkha F5, un vehículo militar fabricado por Amet que pesa 9 toneladas.

Además, un sinfín de vehículos de todas las marcas y nacionalidades circulan por la pantalla. Destacados son, el Lexus LFA, los dos Volkswagen Touareg, el De Tomaso Pantera, el Corvette Gran Sport del 66, el Ford Galaxy del 66 o el espectacular Koenigsegg CCX-R. 

Y para terminar, un consejo: si os gustan los coches y las películas de acción, Universal ha creado el cóctel perfecto con esta película, que no puede faltar en vuestra videoteca particular. Ya está disponible en DVD y Bluray, y para los fanáticos del género, Paramount Pictures, que distribuye el catálogo de Universal en España, ha lanzado un pack que incluye las cinco películas de la saga, con un montón de material extra.

 

Videos relacionados:

Artículos relacionados: