Audi RS3 Sportback

Audi RS3 Sportback

                   

El A3 más radical de Audi, disponible sólo en carrocería Sportback, es todo un prodigio de tecnología. Dotado de tracción total “Quattro”, cambio secuencial S-tronic de 7 etapas y un propulsor salvaje que entrega 340 CV, el RS3 es un pequeño diablo al que pocos se atreven a plantar cara. Con unas prestaciones de infarto y un tacto impecable, este coche solo tiene un pequeño problema: para disfrutarlo tendrás que desembolsar 55.900 €. 

La varita mágica de “Quattro Gmbh” ha vuelto a hacer de las suyas, y no solo en el exterior, sino sobre todo en el habitáculo. Basta con abrir la puerta  del RS3 Sportback para comprobar el buen hacer de Audi exclusive en cuestión de acabados. Incluye de serie asientos deportivos en cuero, muy cómodos y con buena sujeción lateral. Los “buckets” son opcionales y pueden llevar las costuras en el color de la carrocería, al igual que el borde exterior de las alfombrillas. El volante deportivo multifunción en cuero, achatado en su parte inferior, puede pedirse como opción en alcántara.

 Para ser un deportivo de altas prestaciones, su aspecto exterior es bastante "normalito", y no muy diferente del Sportback convencional. Las principales diferencias las encontramos en el frontal, ya que los únicos cambios estéticos en la  zaga son el pequeño alerón trasero que incorpora, el ligero ensanchamiento de las aletas y la doble salida de escape cromada situada a la izquierda. Las taloneras y los retrovisores del RS3 son los hereda del S3.

La parte delantera recibe más cambios, como la nueva calandra deportiva y las tomas de aire sobre-dimensionadas que se han apropiado del espacio de los anti-nieblas. Eso sí, las llantas de 19” bi-tono tipo rotor, le confieren un aspecto casi espectacular, aunque no tanto como el de su competidor más directo, el BMW Serie 1 m cupé.

El corazón del Audi RS3 es un 2.5 TFSI de 5 cilindros, que entrega una potencia máxima de 340 CV en el régimen de giro comprendido entre las 5.400 y las 6.500 rpm. Cuenta con el conocido cambio secuencial S-Tronic de 7 etapas que montan algunos modelos, aunque su gestión es incluso más rápida y eficaz que en otros super-deportivos de la marca como el R8. Alcanza los 100 km/h desde salida parada en 4,6 s gracias en parte, al sistema “Launch Control” y a la tracción integral “Quattro” de tipo Haldex. El BMW Serie 1 M cupé muerde el polvo en este apartado, aunque por muy poco. El par máximo es de 450 Nm y la marca promete un consumo medio homologado de 9,1 l a los 100, con unas emisiones de CO2 de 212 gr/km.

      

Es un vehículo muy dócil si circulamos de manera civilizada, llegando incluso a pensar que circulamos en un A3 normal. Pero si nos pasamos un poquito con la presión sobre el acelerador, la cosa cambia drásticamente y muestra su lado salvaje. Sube de vueltas con una facilidad pasmosa y la potencia se desborda, pero muy controlada y sin ponerte en apuros. Es un coche muy fácil de manejar a casi cualquier ritmo, y su comportamiento es muy noble, por lo que puede considerarse apto para la mayoría de los conductores. Si además queremos que el sonido “racing” nos acompañe mientras hacemos diabluras, al activar el modo sport mediante un botón en la consola, cambiamos el mapa motor y aumentamos el rugido de los escapes.

La carrocería apenas balancea en los cambios de apoyo bruscos, y el paso por curva es brutal, con una tracción espectacular en la salida. Si le buscamos las vueltas y lo ponemos al límite, podemos conseguir una cierta tendencia sub-viradora ya que por lo general la mayor parte del par se envía al eje delantero, ya que emplea la tracción integral Haldex con reparto variable de par y no la Torsen que utilizan sus hermanos mayores. Para evitarlo en la medida de lo posible, los neumáticos delanteros son más anchos que los traseros.

El precio es elevado si consideramos que se trata de un A3, pero hay sensaciones que no se pagan con dinero. Es un coche rápido, divertido e incluso endiablado, pero no se resiente en aspectos tan importantes como la comodidad y el confort de marcha. Una de cal y otra de arena ¿te atreves?

              

 

Galerías Fotográficas:

Videos relacionados:

Artículos relacionados: