Audi A7 Sportback

Audi A7 Sportback

                    

Audi ha realizado con éxito un nuevo ejercicio de estilo. Se llama A7 Sportback y está destinado a ocupar un puesto relevante entre las grandes berlinas de lujo, como el Mercedes CLS, o el Porsche Panamera. Su precio de salida es de 56.940 €.

La pureza de sus líneas y su figura estilizada le confieren un aire distinguido que no rivaliza con la deportividad propia de un coupé, realzada por sus acentuados pasos de rueda o la vigorosa y aerodinámica cintura. Sus 4 puertas están perfectamente integradas en el conjunto, y cuenta con un portón trasero de grandes dimensiones que oculta un generoso maletero de 535 litros, y del que surge un discreto alerón trasero cuando la velocidad supera los 130 km/h.

La característica parrilla “singleframe” integra varillas horizontales de cromo de alta calidad que realzan su elegancia y dinamismo. Aunque comparte estructura con el A6, su ancho de vías es propio de un A8. Es un vehículo notablemente bajo para sus grandes dimensiones: tan sólo alcanza 1,42 m de altura teniendo en cuenta que mide casi cinco metros de longitud y su anchura es de 1,91 m. El coeficiente aerodinámico es de 0,29.

El interior del Audi A7 Sportback emana calidad, tanto por los materiales como por el nivel de acabados. El puesto de conducción armoniza a la perfección con el conjunto del coche: es cómodo, amplio y con buena visibilidad, aunque un poco bajo para tratarse de una berlina de estas características. Su habitabilidad es similar a la de un a8, aunque sólo cuenta con cuatro plazas.  La caída del techo en las plazas posteriores limita la altura de sus ocupantes por debajo del metro ochenta, y el espacio para las piernas queda un poco justo. En el cuadro de instrumentos se integra los relojes del cuentarrevoluciones  y el velocímetro, y una gran pantalla a color que permite acceder a la navegación, la visión nocturna o el equipo de sonido, entre otros. La pantalla del navegador emerge del salpicadero al girar la llave de contacto.

                    

Cuatro son las motorizaciones a elegir: dos diesel de 3000 cc, con 204 y 245 CV de potencia y dos de gasolina. El 2.8 fsi entrega 204 cv, y la variante más vitaminada, el 3.0 TFSI se queda a un caballo de los 300. La transmisión es automática en todas las versiones. Los modelos con tracción delantera montan un variador continuo Multitronic de 8 etapas. Las unidades con tracción integral quattro cuentan con un cambio automático S-Tronic con doble embrague y 7 relaciones.

El sistema de parada y arranque automático se equipa en todas las versiones y su funcionamiento es suave y preciso.  Los faros de xenón de serie pueden sustituirse por otros completos de LED, el control de velocidad activo con parada y arranque automático, cámara de visión nocturna o sistema pre-colisión. La conexión a internet está garantizada con el sistema de navegación tope de gama, que permite además el enlace Wi-Fi  a dispositivos tales como ordenadores portátiles, teléfonos o i-Pads. Dos son los equipamientos opcionales que facilita la nueva dirección asistida electromecánica, y en los que no interviene el conductor: el “Side Assist” y el sistema de ayuda al aparcamiento. Y hay primicias: como opción puede montar el sistema “Head Up Display”, que proyecta sobre el parabrisas informaciones como la velocidad, o la ruta del navegador.

Como era de esperar, la deportividad personalizada está servida con los paquetes S-Line interior y exterior, que se puede potenciar si nos decantamos por montar la suspensión neumática. La estabilidad es una de las principales señas de identidad del A7 Sportback. La marca de Ingolstadt ha equilibrado a la perfección dinamismo y confort. Es un coche muy estable con unas características dinámicas sorprendentes para un automóvil de su tamaño. La dirección es precisa, la respuesta al acelerador rápida y el radio de giro sorprendente. Los frenos, muy potentes, son capaces de detener el coche en pocos metros. En circuito urbano se mueve como pez en el agua, gracias en parte a la cámara de visión trasera y los sensores de proximidad. 

                      

El A7 Sportback entra de lleno en elitista grupo de berlinas Premium que se mimetizan con los grandes coupés deportivos, hacen girar las cabezas a su paso y arrancan suspiros de admiración. Te atreves… ¿o te sientes demasiado mayor?

  

Galerías Fotográficas:

Videos relacionados:

Artículos relacionados:

 

Hace falta ser usuario registrado para publicar comentarios

Acceso Usuarios Registrados