Nissan Juke

Nissan Juke

                  

El pequeño Nissan Juke es un turismo con aspecto de todoterreno debido en gran parte a la altura de su carrocería (1,57 m), y a una mayor distancia libre al suelo (18 cm) que en un turismo convencional.

Pese a su apariencia, no está diseñado para circular fuera de las carreteras convencionales, ya que, aunque puede salvar pequeños obstáculos donde otros vehículos rozarían, carece de la altura necesaria, los recorridos de suspensión amplios o el imprescindible control de descenso de pendientes. Está a la venta a partir de 16.250 €.

Está disponible la tracción total “All Mode 4x4-i”, pero únicamente para la versión más potente y cara de gasolina de 190 CV. Su funcionamiento es muy similar al sistema “Haldex” de Audi: habitualmente manda la fuerza al tren delantero salvo en circunstancias de falta de tracción o adherencia. Desde finales del pasado año incorpora la función “Torque Vectoring System” (TVS), que reparte el par entre ambos ejes al 50%, y entre las dos ruedas traseras, lo que permite enviar fuerza a la rueda trasera exterior para evitar el sub-viraje en las curvas.

Su diseño joven e innovador ha condicionado el espacio interior, con cotas similares a las del Nissan Micra, pese a que exteriormente tiene el tamaño de un vehículo compacto. El acceso a las plazas traseras se ve entorpecido por el paso de rueda. El maletero es pequeño, pese a los 40 litros extra que aporta un compartimento situado bajo el piso. 247 en la versión 4x4, y 291 en las de tracción delantera. Si abatimos los asientos traseros se obtiene una superfice de carga plana y muy aprovechable. El puesto de conducción es elevado, permitiendo un fácil y cómodo acceso a las plazas delanteras, mejorando la visión del tráfico circundante. El volante es regulable en altura pero no en profundidad, y algunos aspectos del acabado interior no desprenden excesiva calidad, como sucede con los espejos de cortesía, que carecen de iluminación, al igual que la guantera o el marco de las puertas cuando están abiertas. Los huecos portaobjetos de la consola central carecen de tapa, y la escasa profundidad de alguno de ellos implica el riesgo de que los objetos allí depositados se desplacen y se salgan.

                  

El control de estabilidad y los 6 airbags son de serie desde la versión más asequible, que no puede montar, ni como opción, faros antiniebla, climatizador, navegador o sistema de manos libres Bluetooth. Hay 4 niveles de equipamiento disponibles para el Nissan Juke: “Visia”, “Acenta”, “Tekna Sport” y “Tekna Premium”, además de la serie limitada “Kuro” (de la que llegaron a España 150 unidades entre diciembre de 2011 y enero de 2012), y la edición especial “Shiro”. 

Ésta última mejora el equipamiento Tekna Premium, con nuevos detalles específicos. En el exterior, las manetas de las puertas y las carcasas de los espejos retrovisores viene en cromado satinado, las llantas de aleación de 17” son gris oscuro  y se ofrece  un exclusivo color violeta oscuro denominado “Night Shade”. En el interior destacan la consola central y los reposabrazos de las puertas en color blanco, amén de los asientos tapizados en cuero gris oscuro con las costuras en blanco. Son de serie el climatizador, los asientos calefactables, el “Nissan Connect” con navegador y cámara de visión trasera, el acceso y arranque sin llave, el  sensor de luces y lluvia o los cristales traseros tintados. El “Nissan Dinamic Control System” cuenta con 3 programas diferentes denominados “Normal”, “Sport” y “Eco” que actúan de diferente forma sobre el acelerador, la dirección asistida, el climatizador o la transmisión automática opcional para la versión de 190 CV denominada “Xtronic CVT”.

Hay tres mecánicas diferentes, una diesel  denominada 1.5 dCi de 110 CV con caja de cambios manual de 6 marchas, y dos de gasolina, un 1.6i de 117 CV manual de 5 velocidades, y un poderoso 1.6i turbo de 190 CV. Las dos primeras son de tracción delantera, mientras que la más potente incorpora tracción integral y puede disponer, en opción, de una transmisión automática de variador continuo “CVT” de 6 relaciones. El motor diésel de 110 CV da un buen resultado en el Nissan Juke, con buena respuesta al acelerador y un funcionamiento silencioso y suave, con consumos moderados cifrados en 4.9 l/100 Km. No sucede lo mismo con el propulsor de 190 CV, que gasta mucho (supera los 10l/100 Km) aunque realicemos una conducción suave, en parte debido a su elevado coeficiente aerodinámico y a unos desarrollos del cambio excesivamente cortos. Eso sí, le sobra fuerza y le catapulta a buena velocidad aunque circule con mucha carga. El gasolina de 117 Cv se conforma con 6 l/100 Km.

Los tarados de suspensión son duros, lo que penaliza la comodidad en vías con el firme irregular, dando respuestas secas e incluso molestas, aunque el tacto de conducción es bueno. La suspensión delantera es de tipo McPherson, y la trasera es de paralelogramo deformable para los modelos de tracción total, o de brazos tirados unidos por un eje semi-rígido para las variantes de tracción delantera. La dirección es muy precisa y rápida, y la carrocería casi no balancea en las curvas, y aunque apenas se mueve en frenadas fuertes, reacciona con mayor brusquedad de la esperada en situaciones delicadas como una frenada repentina en mitad de una curva.

                  

No es un SUV pero lo parece. Es un turismo, aunque no lo aparente. El Nissan Juke es un vehículo diferente, fresco y divertido de conducir, que se mueve por la ciudad como pez en el agua, sin desmerecer su capacidad rutera.

 

Galería Fotográfica:

Videos relacionados:

Artículos relacionados:

 

Hace falta ser usuario registrado para publicar comentarios

Acceso Usuarios Registrados